Mi Sitio Web En Google

Y he aquí… Ya apareció en Google

Por fin, por fin, por fin… Ya apareció mi página en Google!

¿Conoces esta expresión? Recuerdo cuando empecé en este mundo del SEO, primero estaba en la universidad aprendiendo a hacer sitios web, era un curso básico de html pero me entusiasmé con la idea. Que alegría cuando hice mi primer sitio y logré montarlo en un servidor, era uno de esos hosting gratuito que se apoderaba de la parte superior de la página con un buen banner publicitario, y el sitio web era un poco primitivo que digamos ¡estaba aprendiendo…! 😉 Pero hubo algo que me llamó la atención: busqué en Google por mi sitio y no lo vi por ningún lado, ni siquiera escribiendo toda la url completa, nada… que frustración más grande de no saber cómo estar allí, me sentía ignorado. Así que en esos momentos me propuse hacer que mi sitio web apareciera en Google.

En esa búsqueda por entender cómo se hacía, leí por todos lados, aprendí de todo, hice de todo, hasta que un día ¡pum! ahi estaba… oh que día tan glorioso!!! mi sitio web aparecía en Google, que dicha, había conquistado el buscador, ya era un triunfador, había alcanzado la cima del éxito… por lo menos eso creía yo… había leído sobre cómo se puede ganar en internet con publicidad, promocionando productos de terceros o incluso vendiendo mi propio producto, hice de todo, conocí todas las técnicas de tráfico posibles y todas las estrategias “populares” para atraer visitantes incluyendo los intercambios de tráfico, el yo te visito tu me visitas.

Tanto es el desespero de cualquier novato por atraer unos cuantos visitantes a toda costa que pierde de vista su verdadero propósito. Aparecer en Google no es lo único que se necesita para tener un sitio web exitoso, Google no solucionará todos nuestros problemas, pues solo es un canal, una etapa del proceso y no debería ser el único objetivo de cualquier campaña de marketing online ni mucho menos del SEO.

No se puede hablar de los principiantes como tercera persona, pues todos lo fuimos en algún momento y aún estamos aprendiendo, sobre todo en la industria del SEO que tenemos que estar al día y no contamos con educación formal al respecto. Pero precisamente como alguna vez empezamos, hemos cometido algunos errores, ya aprendimos cuales cosas funcionan y cuales no. En el SEO hemos aprendido que no se trata de simplemente colocar palabras claves y conseguir un montón de enlaces, aprendimos que para tener resultados reales y permanentes tenemos que aportar un valor al usuario, tenemos que ofrecer algo real, que si conseguimos un enlace sea porque lo merecemos, porque nuestro sitio web es digno de ser enlazado, ya sea desde un directorio, un sitio web relacionado, un artículo o una mención, que el internet se trata de los usuarios y no de buscadores.

El mundo del SEO es mal comprendido y hay quienes se aprovechan. Pero que no te engañen el SEO no es solo aparecer en Google cuidado con lo que te venden, no es lo mismo el PPC que el posicionamiento orgánico. Y no es lo mismo ser indexado por Google que estar posicionado.

No caigas en desesperación por conseguir resultados inmediatos, generalmente es más lo que sacrificas cuando recurres a técnicas y empresas que ofrecen resultados espontáneos que lo que logras en el largo plazo. Asegúrate de crear un valor real para los usuarios de tu sitio web, todo lo demás vendrá como un resultado de satisfacer una necesidad real. Porque si consigues visitas a la fuerza sin ofrecer nada, no hay razón para permanecer allí y entonces nadie realizará las acciones que tu necesitas: registro, compra, descarga, contacto… entonces estar en Google no servirá de nada.

Image: FreeDigitalPhotos.net

Jhon Bueno

CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información.